.

Viernes, 25 Abril 2014 09:10

Grupos sanos y grupos enfermos

Escrito por  Arancha Gayoso

Una relación sana es aquella en la que se respeta la individualidad del otro y las confabulaciones no existen. Es decir, si te enfadas y reaccionas como si te estuviera mordiendo la pierna un cocodrilo, necesitas encontrar una razón para explicar y explicarte la reacción tan desproporcionada que has tenido, así que tu mente recrea una “confabulación” que te haga sentir cuerdo. Esa confabulación suele consistir en crear “razones” por las que los otros te “han hecho enfadar y reaccionar” como lo has hecho. Si los demás no te hubieran dado razones, significaría que tú estás loco porque has reaccionado como si te estuviera atacando un cocodrilo y sabes que no había cocodrilos.

Así que ¿qué hace el controlador una vez que ha encontrado “la confabulación” que explica su comportamiento? Lo siguiente que hace es buscar acuerdo. Necesita tener aliados que crean y defiendan la misma confabulación. De esta manera el grado de control se magnifica y llegamos a una interesante división:

  • Los grupos sanos
  • Los grupos enfermos

Los grupos sanos son aquellos que se vinculan entre sí “por y para” (por alguien, para hacer cosas…) y no “en contra de”. A la mayoría de nosotros nos gusta ser parte de un grupo porque sentimos una conexión especial con otros. En un grupo sano, sus miembros se apoyan entre sí, no dañan a otros y funcionan dentro de un contexto en el que se busca un propósito dotado de significado. El tamaño del grupo es irrelevante. Puede estar constituido por 2 personas o por muchísimos, pero están abiertos al intercambio de información no sólo entre los propios miembros, sino con otros grupos.

Por el contrario, los grupos enfermos se vinculan y cohesionan entre sí “contra” alguien o contra otros grupos. Su razón de ser es la oposición y enfrentamiento a otros. Cuando una o más personas definen y ponen etiquetas a otros, se convierten en un grupo enfermo porque la conexión que buscan es la de “estar en contra de”, tienen intención de ejercer control y esa vinculación está basada en la falsa ilusión del conocimiento del otro de la que hablábamos en el post de la semana pasada.

Los grupos enfermos buscan el acuerdo de más personas que engrosen sus filas para volver más real la confabulación que les sostiene. Cuantas más personas, más real se vuelve la razón que han encontrado. Algunos podrían decir que tanto los grupos sanos como los grupos enfermos buscan el acuerdo de otros que se unan a sus filas, pero habría que matizar la intención de esa búsqueda, ya que cuando una persona sana busca acuerdo lo que busca es validación, es decir, está buscando una confirmación de su propia experiencia, por ejemplo, “lo que he visto, ha pasado y no estoy loco”; mientras que una persona o grupo enfermo cuando busca acuerdo, busca refuerzo no basado en la propia experiencia individual.

Un ejemplo muy común son las definiciones que hacemos entre grupos que reúnen ciertas características comunes y se diferencias de otros. La amenaza de lo diferente está presente e incluye a personas de distinto género, raza, cultura, edad, color de pelo, peso, orientación sexual, ideología política, ingresos, religión, profesión, estilo de vida, familia, etc., etc., todas estas diferencias podrían ser motivo para buscar confabulaciones y ejercer control. De esas diferencias pueden nacer los prejuicios y los estereotipos. Tanto unos como otros nublan nuestra visión porque no se basan en nuestra propia experiencia, sino en algo general, aprendido y repetido, ilusiones, al fin y al cabo, que se han repetido en una cultura hasta que se han llegado a convertir en una “realidad”.

Cuando oímos afirmaciones del tipo “los hombres sois…” o “las mujeres pensáis…” estamos definiendo y etiquetando a un grupo de personas sobre las que creemos saber cómo siente, piensa, y toma decisiones cada uno de los individuos que incluimos en ese grupo. Además, al ser peyorativos en nuestra definición, tratamos de quedar por encima de los otros basando nuestra ganancia a expensas de su pérdida.

Tanto las personas individuales como los grupos que son definidos y etiquetados por otros, pueden empezar a dar credibilidad a lo que los controladores dicen, pudiendo llegar el momento en que lo que empieza como una razón o confabulación particular, se convierta en una “realidad o verdad” general (estereotipos). Estas diferencias y presión, ejercidas durante un tiempo, pueden provocar diversos síntomas físicos, desde estados de ansiedad y ataques de pánico, hasta irregularidades en el sueño (por exceso o por defecto), en el apetito, provocar dermatitis, picores, ronchas en la piel, agotamiento. Nuestro sistema inmune se verá afectado. Así que, no lo dejes correr, si alguien te define, no te conformes.

Aprende más en nuestro curso Gestión de la Diversidad Cultural.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Sede España

milvidas madrid

Hora Madrid (GMT+1)

C/ Ana de Austria, 57 portal A 2ºB
.28050 Madrid (España)

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

(+34) 91 366 57 76
.(+34) 606 38 22 35

skype:milvidas

Sede Chile

Sede Milvidas Chile

Hora Santiago (GMT-4)

Avda. Gral Bustamante 24
.Oficina 4G
.Santiago de Chile

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

(+56) 957 245 836

Sede Perú

Sede Milvidas Perú

Hora Lima (GMT-5)

C/ Com. Juan Moore 345
.Edif. Castel Fiori
.Dist. Miraflores
.Lima (perú)

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

(+51) 947 588 181

En el Blog

leer más

Newsletter

Este sitio web usa cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Las "cookies" son esenciales para el funcionamiento de nuestra web y el sistema de estadísticas.

El uso de nuestro sitio web lleva implícita la aceptación del uso de cookies. Gracias por entenderlo. Saber más

Acepto